Premiar el trabajo, no la riqueza

Las grandes fortunas de las personas más ricas del mundo se construyen a expensas de trabajos mal pagados, muchas veces ocupados por mujeres como Anju y Fátima de Bangladesh, Lan de Vietnam, Dolores de Estados Unidos y Myint de Tailandia, quienes viven en países donde la economía favorece al 1% más rico de la población y no recompensa de manera justa el trabajo duro.

Anju y Fátima viven en Bangladesh y trabajan hasta 12 horas al día confeccionando ropa para la exportación. A menudo se saltan las comidas para trabajar horas extras y ganar un poco más de dinero, sufren maltrato si no logran alcanzar los objetivos y padecen infecciones urinarias constantes porque no tienen permitido interrumpir sus actividades para ir al baño.

 

Mientras tanto, un director general de cualquiera de las cinco mayores empresas del sector textil gana en cuatro días, lo mismo que una mujer que trabaja en el mismo sector en Bangladesh durante toda su vida.

Para muestra, mientras mujeres como Anju y Fátima ganan alrededor de 900 dólares al año (unos 17 mil 300 pesos), Amancio Ortega, fundador del grupo empresarial textil Inditex -al que pertenece la cadena de tiendas de moda Zara- registró ganancias por cerca de mil 300 millones de euros (alrededor de 30 mil 212 millones de pesos) en 2016.

Los trabajos precarios son resultado de la falta de regulaciones y legislación en países como Vietnam, donde no existe un salario mínimo reconocido, ni leyes de negociación colectiva que protejan los derechos de las personas trabajadoras como Lan, quien trabaja en una fábrica de zapatos.

“Cuando me quedé embarazada me dejaron trabajar en el almacén. Estaba lleno de cajas de zapatos y mi trabajo consistía en ponerles un sello. Aquellos zapatos le hubieran venido muy bien a mi hijo, eran muy bonitos. Me gustaría que mi hijo tuviera unos zapatos como aquellos, pero no puede ser porque un par de zapatos de los que hacemos aquí valen más que todo mi sueldo de un mes”, compartió Lan con Oxfam.

Las mujeres inmigrantes, se ven obligadas a soportar malas condiciones de trabajo y riesgos para su salud, a cambio de un salario que apenas les alcanza para sobrevivir.

Es el caso de Dolores, quien trabaja en una fábrica de carne de pollo en Estados Unidos y padece una discapacidad permanente que le impide estirar los dedos de la mano. Los trabajadores y trabajadoras de la industria avícola como Dolores, se ven obligados a usar pañales porque empiezan su jornada laboral a las 5 de la mañana y no tienen autorización para ir al baño hasta las 11 o 12 del día. Además, sufren constantes dolores causados por los movimientos repetitivos que exige su trabajo y pueden ser tan fuertes que, incluso un año después de haber abandonado el trabajo, muchas personas no pueden estirar sus dedos, sujetar una cuchara o agarrar a sus hijos de la mano.

Myint de Tailandia, también está expuesta a problemas de salud debido a los productos químicos que usa en su trabajo haciendo la limpieza en un hotel, pero lo que más le preocupa son los constantes abusos sexuales por parte de los clientes, que a menudo debe soportar para no perder su empleo.

Para poner fin a la crisis de desigualdad, debemos construir una economía para las personas trabajadoras como estas mujeres, no para los ricos y poderosos.

Estas historias forman parte del informe Premiar el trabajo, no la riqueza, en el que Oxfam llama a trabajar para desarrollar economías más humanas, que tengan como objetivo principal lograr una mayor igualdad, y aporta ideas sobre lo que los gobiernos y las grandes empresas deberían hacer, por ejemplo:

A los gobiernos

  • Promover que los directivos de las empresas no ganen más de 20 veces el salario medio de sus empleados, preferiblemente menos.
  • Adoptar políticas para hacer frente a todas las formas de discriminación de género, promover normas sociales y comportamientos positivos hacia las mujeres y hacia el trabajo que desempeñan.
  • Ofrecer incentivos para los modelos de negocio que den prioridad a la obtención de beneficios más justos, incluidas las cooperativas y las empresas en las que el personal participe en la gestión y en la cadena de producción.
  • Eliminar la brecha salarial de género y garantizar que los derechos de todas las mujeres trabajadoras se respeten en todos los ámbitos de la economía.
  • Transitar de los salarios mínimos hacia salarios dignos para todos los trabajadores y trabajadoras, teniendo en consideración el coste de la vida.
  • Adoptar normas jurídicas para la protección de los derechos de sindicalización y huelga de los trabajadores y trabajadoras.
  • Respetar los derechos de los y las trabajadoras domésticas y migrantes, y de quienes desempeñan trabajos informales.
  • Comprometerse públicamente a ofrecer servicios públicos gratuitos y universales, así como un piso de protección social.

A las empresas:

  • Evitar remunerar a sus accionistas mediante el reparto de dividendos, ventas de acciones, o el pago de bonos a sus directivos, hasta que todos los miembros del personal perciban salarios dignos.
  • Asegurar la representación de los trabajadores y trabajadoras en los consejos y en los comités que deciden sobre salarios.
  • Para abastecerse, dar prioridad a empresas que tengan estructuras más igualitarias como, por ejemplo, aquellas que sean propiedad parcial o total de los trabajadores o productores; las que tengan modelos de gestión que prioricen la misión social; o las que opten por compartir un mayor margen de sus beneficios con su personal.
  • Compartir un porcentaje de sus beneficios (por ejemplo, un 50%) con los trabajadores y trabajadoras que menos ganan en todas sus cadenas de suministro.
  • Desarrollar una política de género sobre la contratación, formación, promoción, acoso y denuncias de agravios; publicar la brecha salarial de género a todos los niveles de las empresas, y comprometerse a eliminar dichas diferencias.
  • Comprometerse públicamente a establecer un diálogo constructivo con sindicatos independientes de manera regular.

¿Quieres saber más? Consulta el informe de Oxfam Premiar el trabajo, no la riqueza.

SOBRE QUIEN ESCRIBE

PASA LA VOZ

Dona hoy. Tu apoyo salva vidas.

RECOMENDADO PARA TI

Entrada de Historia ejemplo

by | May 13, 2022 | Historias | 0 Comments

The standard Lorem Ipsum passage, used since the 1500s "Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore...

dia agua

La importancia de cuidar el agua

by | Feb 7, 2022 | Historias | 0 Comments

El Día Mundial del Agua fue propuesto en 1992 durante una conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo y se celebró por primera vez el 22...

Una economía más justa después de la pandemia no se va a construir sola

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

En medio de la contingencia causada por el coronavirus, no han faltado las voces que, desde un pensamiento mágico, vaticinan que el COVID-19 provocará la muerte del...

Así es como mujeres rurales enfrentan la epidemia de Covid-19

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

A casi dos meses del inicio de la contingencia por el virus COVID-19, la pandemia está evidenciando las muchas desigualdades que vivimos. Los impactos diferenciados se...

Guía para sobrevivir en la #NuevaNormalidad

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

Heredé el viejo hábito de mi abuelo de ver el noticiero antes de dormir. La periodista Denise Maerker entrevista a Hugo López Gatell. Doctor, las personas nos preguntan...

Temporada de huracanes y COVID-19

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

Este es un buen momento para recordar que en México vivimos constantes riesgos: inició la temporada de huracanes. Como cada año, se pronostican varios eventos...

Header-Genérico

Emergencia: inundaciones en la Península de Yucatán

by | Jul 1, 2020 | Historias | 0 Comments

Comunidades en vulnerabilidad previamente azotadas por el Covid19 sufrieron inundaciones provocadas por las tormentas Amanda y Cristóbal.Se calcula que este año, las...

Historia_desastres y COVID

Temporada de huracanes y COVID-19

by | May 20, 2020 | Historias | 0 Comments

  Este es un buen momento para recordar que en México vivimos constantes riesgos: inició la temporada de huracanes. Como cada año, se pronostican varios eventos...

SOMOS OXFAM MX


LAIGUALDAD ES EL FUTURO